martes, 16 de octubre de 2018

CLIMAX

 
 
Director: Gaspar Noé
Guion: Gaspar Noé
Música: Varios
Fotografía: Benoît Debie
Reparto: Sofia Boutella, Romain Guillermic, Souheila Yacoub, Kiddy Smile, Claude Gajan Maull, Giselle Palmer, Taylor Kastle, Thea Carla Schott, Sharleen Temple, Lea Vlamos, Alaia Alsafir, Kendall Mugler, Lakdhar Dridi, Adrien Sissoko, Mamadou Bathily
Productora: arte France Cinéma / Rectangle Productions / Wild Bunch
Distribuidora: Avalon
Año: 2018
Estreno En España: 11/10/18
Titulo Original: Climax
Género: Drama, Musical
Duración: 95 Minutos

ARGUMENTO:
A mediados de los 90, unos jóvenes bailarines hacen su última coreografía y luego celebran una fiesta alrededor de una gran fuente de sangría. Pronto, la atmósfera se vuelve eléctrica y una extraña locura los atrapará toda la noche. Les parece obvio que han sido drogados, pero no saben por quién o por qué.

Fuente: Avalon

CRÍTICA:
Según el director Gaspar Noé A veces hay sucesos que son sintomáticos de una época. Son acontecimientos que estallan, de manera espontánea o no, hasta llegar a manos de las fuerzas de seguridad. Algunos, entonces, pasan a ser información a gran escala. Cobran otra dimensión: se magnifican, se tornan insignificantes, se distorsionan, se asimilan -o no- por quienes los difunden y quienes los reciben. Vidas -gloriosas unas, bochornosas otras- que acaban en los periódicos para caer después en el olvido colectivo. La existencia no es más que una ilusión efímera que todos nos llevamos a la tumba. En las biografías que leemos, se enuncia todo y lo contrario. Pasa lo mismo cuando sale a la luz un caso o una noticia. Y los nuevos canales de comunicación que han ido apareciendo en los últimos veinte años han hecho de la objetividad una mera ilusión.
Los humanos, como los animales, nacemos, vivimos y morimos sin dejar más rastro que una margarita en mitad de un prado. La alegría y el dolor, los logros y los errores, ocupan una percepción virtual, un presente que no existe más allá de su recuerdo. Cuando son intensos, los placeres del presente nos permiten olvidarnos del vasto vacío. Las alegrías, los éxtasis -los constructivos y los destructivos-, actúan como antídoto de la nada. El amor, el arte, la danza, la guerra o el deporte parecen justificar nuestro breve paso por la tierra. Y de estas distracciones, la que más feliz me ha hecho siempre es la danza. Por eso me pareció interesante hacer una película basada en una noticia real y con bailarines que me embelesaran con su talento. Con este proyecto podía, una vez más, representar en la pantalla algunos de mis sueños y pesadillas.
Noé dice que siempre le han fascinado las situaciones en las que de pronto reinan el caos y la anarquía, como las peleas callejeras, las sesiones chamánicas alteradas con psicotrópicos o las fiestas en las que los invitados se descontrolan colectivamente por el exceso de alcohol. Por eso, en lugar de un guion, elige como base contar una historia impactante y perturbadora. Un cuerpo de bailarines se reúne en un edificio remoto para preparar una actuación. Tras el último ensayo, estalla el caos. Empezar con un esquema de una sola página le permitió captar momentos de verdad y plasmar en imágenes la secuencia de acontecimientos de manera colectiva. Si quieres que un bailarín, sea actor o no, se exprese física y verbalmente de manera caótica, la improvisación es esencial. Las escenas se rodaron cronológicamente para generar un estado de confianza generalizada y un ánimo competitivo que llevase a los bailarines a bailar de forma más psicótica si cabe. Al contrario que en otras representaciones más habituales de la danza, en las que cada paso está predeterminado, intenté llevar a mis protagonistas a simular estados de posesión como los que se alcanzan en los trances de los rituales.Pese a que las drogas tienen relevancia en la historia, en esta ocasión, la idea no era mostrar los estados alterados de conciencia empleando efectos visuales o de sonido, sino al contrario, centrarlo en el punto de vista externo a los personajes. Otra de las normas fue rodar muy deprisa y en secuencias largas, algo que fue posible porque rodamos en un único decorado.
Hablar de danza es hablar de música. Para respetar la época en que tiene lugar la película, toda la música -la electrónica y la melódica- es anterior a mediados de los noventa. Y para crear un estado emocional de cercanía, intentamos elegir temas que el público más amplio reconociera.
Desde el inicio, el concepto había sido hacer una película con los mejores bailarines que pudiésemos encontrar en Francia o que pudieran viajar hasta allí. Como la intención era hacer una película centrada en la expresión corporal, Serge Catoire y yo no buscamos actores, sino que fuimos a batallas de krump y balls de voguing en la región de París, y vimos muchos vídeos en Internet. Muy pronto, y por puro instinto, comprendimos qué bailarines serían perfectos para formar un cuerpo y rodar. Convencieron al intrépido Edouard Weil (Rectangle Productions) y a Vincent Maraval (Wild Bunch), coproductores de la película LOVE , y pusieron en marcha la producción de la peli con bajo presupuesto. La primera vez que fueron a un ball de voguing , como invitados de Léa Vlamos, conocieron  a Kiddy Smile, un DJ y músico conocidísimo que le invitó a ver las batallas desde el escenario. Serge y el no habían  visto un despliegue de energía similar en París desde ciertas manifestaciones violentas de nuestra adolescencia. En un tiempo récord, dieron con un colegio abandonado en Vitry y consiguieron los derechos de los temas que yo habían soñado usar. Dos días antes del rodaje, conocieron  a la acróbata y actriz Souhelia Yacoub, y conseguieron un permiso de trabajo para el espectacular contorsionista Strauss Serpent, que pudo venir desde Camerún. Alimentado por sus numerosas experiencias en colisiones incontroladas, el rodaje se desarrolló con un aura de deleite, y las improvisaciones de los bailarines, tanto sobre la pista como en los diálogos,  dejaron alucinados al equipo  
Climax es el último trabajo de Gaspar Noé y se pudo ver en el Festival de Sitges de 2018 en el que tuvo el máximo galardón además de llevarse el premio Meliés de Oro a la mejor película europea. Odiado y amado a partes iguales Gaspar Noé crea una película muy extremista en el que uno personalmente nunca llego a entrar ante ese uso de la violencia y el sexo de uns manera injustificada llega resultar cansino.
Climax  nos lleva a un casting en los años 90 donde un grupo de jóvenes bailarines son entrevistados para realizar una gira por los Estados Unidos. Todos les ponen ganas y una vez elegido el elenco se encierran en un viejo edificio para  realizar los ensayos Acabados estos empieza la gran fiesta donde todos ponen se ponen a bailar y  beber para celebrar el inicio de la gira, poco a poco los efectos del alcohol y las drogas van haciendo efecto y los componentes empiezan a sacar sus más instintos salvajes animales, lo que viene a continuación es una oda a la violencia y el sexo sin un motivo aparente. Todo lo que sucede en Climax no tiene justificación, Gaspar Noé se dedica a provocar al espectador sin dar una expresión lógica y consiguiendo lo que se propone,  indignar al público. Bien filmada,eso sí, y con unos planos secuencias antológicos la película sin embargo no llega a conectar con el espectador por su falta de guión y su falta de  coherencia en sus imágenes entrando en un bucle  de secuencias llenas de violencia, sexo y diálogos malsonantes, incluso soeces con  la única intención de molestar al espectador, a buena fé que lo consigue.
Climax seduce por imágenes y su ritmo haciéndote creer que estás dentro de la fiesta de una discoteca donde la locura y la incongruencia se ha apoderado de tu mente, otra cosa es que esa convivencia malsana entre los personajes consiga atraerte,todo lo contrario deseas que se acabe enseguida
Climax no es una película para todos los públicos eso está claro, ahora bien es difícil dejarse seducir por una historia donde nada tiene sentido y parece estar rodada solamente para provocar y un servidor no consigue entender el motivo de esto ni de lo  que está viendo. Otra cosa son los seguidores y fans de Gaspar Noe estos  seguramente disfrutaran mucho, los demás mejor abstenerse. Para los amantes de Noé empieza la fiesta.


CLIMAX 2018
NOTA 3,5/10
RECOMENDADA PARA:
Incondicionales seguidores de Gaspar Noe. Rueda magistralmente eso no se puede negar destacar sobre todo varios planos secuencias brillantes. Para bien o para mal te hace sentir qué estás dentro de esa locura de fiesta.


CLIMAX 2018
TRAILER:




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario